Cómo vestir en una boda si eres el novio

Últimamente no paramos de recibir visitas de futuros novios que quieren hacerse su traje de boda. La mayoría me piden consejo sobre el tejido a utilizar y los acabados para ir acorde al protocolo. Por ello, he decidido hacer un post sobre cómo vestir en una boda. Obviamente hay unas normas aunque nos podemos saltar la mayoría, pero siempre con prudencia. En mi caso al ser el esmoquin una prenda fetiche , seguramente en un día como este me haría uno nada discreto con algún bordado.

¡Empezamos!


EL CHAQUÉ

/

En España se estila mucho el chaqué en las bodas de día. Sin embargo, el protocolo dicta que solo el novio, familiares directos o testigos pueden llevarlo. La chaqueta o levita deberá incluir pantalón gris o negro y es imprescindible llevar chaleco, aunque hoy en día se puede hacer un chaqué completo del mismo tejido y es una opción muy válida. La camisa blanca  siempre con puño de gemelos. Complementos: corbata, pañuelo blanco (obligatorio) y zapato tipo derby.


EL FRAC

/

El frac es el traje masculino de máxima etiqueta y quizás el más elegante. Se debe usar cuando el protocolo lo requiera. En la invitación constará rigurosa etiqueta, frac o white tie. Es aconsejable que los padres de los novios vayan igualmente de frac, mientras que el resto de invitados puede ir de frac, esmoquin o de traje oscuro. En una misma ceremonia nunca se mezclarán chaqués y fracs.

El frac se lleva con chaleco y pajarita de piqué blanco. La camisa será blanca con pechera de piqué y botonadura especial, puño de gemelo y cuello de aleta (esto es muy técnico, pero mirando las fotografías lo entenderéis) . Se lleva igualmente con tirantes y los zapatos serán negros de cordones modelo oxford. Pueden llevarse escarpines de charol, pero su uso ha decaído. En actos académicos el chaleco debe ser negro al igual que el lazo.


EL ESMOQUIN

/

El equivalente al chaqué por la noche sería el esmoquin. Ya sabéis que a mí me gusta variar con los esmoquins: lúrex, bordados, galones que llamen la atención… ¡todo vale! Pero entiendo que para una boda es mejor otras opciones. Sin embargo, podemos jugar con varias otras cosas como la chaqueta cruzada, con solapa redondeada (cuello shawl) o en pico y quizás un ribete discreto. La camisa siempre blanca y, aunque yo no soy muy fan de la pajarita (normalmente me veréis sin ella), es la única opción posible para el esmoquin en este tipo de ceremonia, sino a mi me gusta la camisa abierta directamente.


EL TRAJE

/

Por último, encontramos el traje. Es la posibilidad más versátil apto tanto para novios como invitados. Cabe decir que es más informal, pero si algo bueno tiene una boda es que, si eres el novio, tienes carta blanca para hacer lo que quieras. ¿Color? Azul marino o quizás gris y negro para la noche. Yo siempre recomiendo el traje cruzado o si no lo es, ponerle un chaleco de cuello shawl de forma que nos hará de “faja” y la camisa siempre estará perfecta.  Zapato negro y complementos libres (ahí es donde más podemos ser nosotros). Yo para esta opción prefiero corbata, como digo, no soy demasiado fan de la pajarita.


ATENCIÓN

/

  • Atención a los trajes claros ni blancos (a no ser que estés en Ibiza, Capri o algo totalmente fuera de protocolo, o bien seas Alan Ferguson, que me fascina). Tampoco odas al (ya muy visto) terciopelo. Y por favor: proporción. Si hay una ocasión donde debemos hacernos un traje a medida es para el día de tu boda. Es importante que se adapte a nuestro cuerpo disimulando nuestros defectos y realzando nuestras virtudes. Si no nos podemos permitir un traje a medida, siempre hay que cuidar varios detalles como puños, largo pantalón etc para que lo parezca.
  • El novio es quien marca el protocolo de la etiqueta en una boda. El traje es una opción totalmente válida. Si se opta por una prenda de etiqueta, la mejor opción es el chaqué en bodas religiosas y el traje en las civiles.
  • Imprescindible para el novio: camisa blanca de puño doble con gemelos, corbata y zapatos negros de cordones (se suele decir que pueden ser de hebilla si se lleva traje, pero a mi no me gustan).
  • Sobre los padres y los testigos: es conveniente que vayan como vista el novio, pero no más formal que él.
  • Si la boda es religiosa, el novio nunca debe vestir de esmoquin, pero sí es aceptable que lo haga el resto de invitados. En este caso, se debe indicar en la invitación “etiqueta”.

 

Consejo final: No sentirse disfrazado y disfrutar al máximo de un día tan especial como este, y atrevernos con lo que nos guste más y estar menos atentos del “que dirán” y más del “como me siento”.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestEmail to someone